(73) 3575-3799/ (73) 3575-3877

Arraial D'Ajuda

Historia de Arraial D'Ajuda

Era el inicio del reinado de D. Manoel I, entre el día 9 de marzo y el 22 de abril de 1500, cerca de mil quinientos portugueses atraviesan el Atlántico, embarcados em 9 naus, tres carabelas y una pequeña nave de viveres. Era la segunda armada de India, la mayor jamá salida de Portugal a camino del mundo. Había zarpado de Tejo con 13 navíos. El día 23 de marzo, sobre aguas calmas, pero nubladas, de Cabo Verde una de las naus desapareció sin dejar rastro.

El día 22 de abril de 1500, después de 42 días de viaje, la flota de Pedro Álvares Cabral vislumbró tierra: "un gran monte, llamado por el capitán de Montel Pascoal y la tierra la llamó de Terra de vera Cruz".

Al día seguiente, 23 de abril, empezaron las exploraciones del lecho marino y algunos navíos ancoraran al frente de la Mata Atlántica. El capitán Nicolau Coelho habrá sido el primero portugués a pisar en el nuevo continente y a comunicarse con un pequeño grupo de indios tupiniquins, que pertenecían al grupo tupi-guarani.

Porto Seguro fue sede de una de las concesiones (capitanías) hereditarias en que el rey D. João II dividió el Brasil, en una tentativa de promover su colonización y administración.

El primero Santuario Marino de Brasil, está ubicado a 5 kilómetors al sur de Porto Seguro. Arraial D'Ajuda fue un homenaje a Tomé de Souza y a sus primeros jesuitas que ahí llegran en 1549, con sus 3 naus: Conceição, Salvador y Ajuda. De ellos se derivaran los nombres de las primeras iglesias y ciudades de la región. La iglesia de Nossa Señora D'Ajuda está en un otero encima del mar, construida en 1551.

La imagen de Nossa Señora D'Ajuda que está en la parte principal de la iglesia es venerada en romería desde meados del siglo XVI. Fue alrededor de esta iglesia que se formó el pueblo que ganó este nombre.

La fuente milagrosa es protegida por una construcción simple, en la ladera que da axxeso al otero. La belleza del pueble atrajo visitantes de todo el mundo, especialmente después de los años 70.

Las palyas bellísimas, desde las muy frecuentadas hasta las simplemente intocadas. El paisaje es formado por falesias y arrecifes que forman piscinas naturales de aguas calmas y verdosas.

  • Maitei  (59)

En esta atmósfera mística, en mediados de los años 70, la moda alternativa sacudía las estructuras convencionles: mochilas en las espaldas, un mundo a reinventar, jóvenes en busca de un sueño, que, en fin, encontraran en Arraial, el lugar perfecto, gente nativa, receptiva, amable y una naturaleza exuberante.

A partir de ahí, muchos que aquí pasaran, decidieran fijar raíces, trabajando y contribuyendo para que este paraíso fuera tornándose lo que es hou día: Ruta de pasaje de viajantes de todo el mundo, lo que concede a Arraial una cara pintoresca y universal.

Cerrar